Acudimos a las fibras naturales para preparar la temporada 2024. Queremos mostraros lo especial que puede ser la elección de un buen material para confeccionar la ropa de primavera verano. No sólo por su variedad de estampados sino por la funcionalidad y características de aquellas calidades que, sabemos, nos van a ayudar a disponer de un armario repleto de grandes básicos combinados con prendas de actualidad, frescas y adecuadas para la temporada primavera verano.

Partiendo de la base de que no hay fibras buenas o malas per se, está claro que entre la gran variedad de materiales con las que se confecciona actualmente la ropa de primavera verano son naturales y artificiales (o sintéticas) y que suelen coexistir en nuestro armario.

Como su propio nombre indica, las fibras textiles de origen natural se generan directamente en la naturaleza y no sufren transformaciones químicas durante su procesamiento. Principalmente, se distinguen dos tipos:

  • Fibras naturales textiles: las fibras naturales vegetales se extraen de distintas partes de una planta (cáscaras, tallo o vello de las semillas).
  • Fibras naturales de origen animal: normalmente se usa el pelaje de ciertos animales, aunque también pueden provenir de secreciones, como en el caso de la seda.

Durante la temporada de primavera/verano hay unas que son más fáciles y cómodas de vestir, y las fibras naturales en esta materia son protagonistas. 

Tipos de fibras naturales

El algodón no es nuestro único aliado para sortear las altas temperaturas. La composición química del algodón cuenta con el porcentaje de 5% de impurezas, grasas y minerales de todo tipo y 95% de celulosa. Dicho porcentaje sufre alteraciones cuando se trabaja el algodón en piezas textiles, por eso muchas veces leemos en la etiqueta 50% de algodón y 50% de otro material como, por ejemplo, el modal.

Como bien sabes, las fibras de algodón pueden adaptarse y funcionar de diferentes maneras, dependiendo de cómo se cultive y cuánto crezca la fibra.

El algodón se ha convertido en uno de los tejidos vegetales más utilizados en el mundo, gracias a la versatilidad de prendas que se pueden conseguir al trabajar con este material.

Fibras naturales algodón
Fibras naturales algodón – Popelin verde Nilo
Fibras naturales algodón
Fibras naturales algodón – Popelin verde Nilo

¿Sabías que el algodón es hipoalergénico? Una de las características más destacadas de este tejido consiste en la falta de riesgos de sufrir alergias, irritaciones y picores al utilizar cualquier prenda elaborada con 100% algodón.

Dentro de la gran gama de fibras naturales que podemos vestir se encuentra el lino, aísla el calor, absorbe la humedad y es de secado rápido Es higroscópico, es decir, absorbe bien el sudor sin adherirse al cuerpo y evapora el agua rápidamente, lo que hace sentir como una prenda fresca. Es más fuerte que el algodón, pero no es elástico, lo que hace que se rompa en lugares donde está doblado y que se arrugue con facilidad. Este material no permite que crezcan bacterias.

Fibras naturales Lino
Fibras naturales Lino lavado rosa

El algodón orgánico es un tejido en el que no se han usado pesticidas, insecticidas ni cualquier otra sustancia tóxica para crecer. Y, en consecuencia, no ha sufrido ningún proceso de alteración genética. En su cultivo se utilizan abonos naturales y se respetan los ciclos necesarios para evitar el agotamiento de los nutrientes de la tierra, y, sin utilizar semillas genéticamente modificadas. Por tanto, es ecológico, natural y sostenible. Es una fibra natural ligera y transpirable.

Mientras te haces una idea de tu estilo para la temporada cálida, Ribes&Casals propone nuevas ideas para

Decoración del Hogar

La seda, regula la temperatura corporal, es decir, durante el verano nos aporta frío y en el invierno calor La seda es una de las fibras naturales más resistentes, pero pierde hasta el 20 % de su resistencia cuando está húmeda.

Tiene buena capacidad para recuperarse de la humedad, de alrededor de un 11 %. Su elasticidad es de moderada a pobre: si se estira más allá de un cierto límite de fuerza, tarda un tiempo en recuperar su forma previa.

Además, es un tejido sensible a la luz solar, pudiéndose debilitar su estructura si se expone mucho al sol. También es especialmente vulnerable a la acción de los insectos, como las polillas si está sucia. La seda es un conductor pobre de la electricidad, por lo que puede acumular cargas estáticas. 

Dentro de éstas, encontramos otras variedades como la viscosa, una fibra sintética, fabricada a partir de fuentes naturales de celulosa regenerada, tales como madera y productos agrícolas. Esta tiene la misma estructura molecular de la celulosa.

Una variedad de la viscosa sería el Rayón, el cual cumple las mismas características que la viscosa, pero se distingue principalmente por su acabado en brillo, otorgándole una apariencia lujosa y atractiva. Además, el Rayón es especialmente valorado en la industria de la moda por su capacidad de imitar la textura y el caído de tejidos naturales como la seda, el algodón y la lana, lo que lo hace versátil para una amplia gama de aplicaciones, desde prendas de vestir hasta elementos decorativos.

El Lyocell es una fibra de origen vegetal, pero se procesa con sustancias sintéticas avanzadas. Eso significa que no es ni todo natural ni todo sintético: está en el medio. Técnicamente hablando, eso la convierte en una fibra semisintética.

La fabricación de Lyocell comienza con la madera, que a menudo proviene de árboles de eucalipto, apreciados por su rápido crecimiento y sustentabilidad. Sin embargo, también es común encontrar Lyocell producido a partir de otras fuentes renovables como roble, bambú y abedul, lo que destaca su versatilidad y compromiso con prácticas ambientales responsables. Esta diversidad en la materia prima subraya la adaptabilidad y la ecoeficiencia del proceso de producción del Lyocell.

La fibra de bambú es una fibra natural de celulosa regenerada, fabricada 100% a partir de caña de bambú mediante un proceso que aplica las tecnologías más punteras, respetando siempre el medio ambiente.

Lo más destacable de la fibra de bambú es su extraordinaria transpirabilidad y frescor proporcionándole a su piel la capacidad de respirar libremente.

Debido a que el corte transversal del bambú está llena de microporos, tiene una gran capacidad de absorción de la humedad y de ventilación. Gracias a esta incomparable microestructura, el tejido de fibra de bambú puede absorber y evaporar el sudor rápidamente. Por esa misma propiedad de absorción, las fibras naturales de bambú son muy adecuadas para las toallas del hogar.

Igual que la respiración, estas prendas proporcionan un gran frescor y gran comodidad durante el verano y nunca se adherirán a la piel, ni siquiera exponiéndonos a las más altas temperaturas. Las prendas fabricadas con fibras de bambú pueden estar 1-2 grados de temperatura por debajo que otras prendas en verano. Los tejidos de fibra de bambú son coronados como “el aire acondicionado textil”.

Toalla de fibra natural de bambú
Fibra natural aplicada: toalla de bambú

Otro tejido, pero menos conocido es el Ramio. A pesar de ser poco conocido, el ramio es un tejido delicado y fino: su fibra es blanca y brillante, característica que hace que sea muy similar a la de la seda, de la que representa una alternativa muy válida.

Suave al tacto, el ramio es un tejido fresco, pero al mismo tiempo resistente, que puede durar mucho tiempo en el armario si sabemos cómo cuidarlo. Una de sus principales características es sin duda la capacidad de no encoger, manteniendo perfectamente su forma. Además, no pierde el color, incluso después de una exposición prolongada a la luz solar, y se seca rápidamente.

Fibras naturales ramio
Fibras naturales de ramio, muy similar al lino [Tela Ramio Fucsia]

Por último y no menos importante, encontramos el tejido de Yute. Tejido que va más enfocado a la decoración de nuestros hogares y manualidades varias.

Se trata de una fibra vegetal cuyos beneficios ambientales son comparables a su encanto decorativo. Es 100% biodegradable y reciclable, por lo que es una fibra textil que respeta el medio ambiente. Cada hectárea de plantas de yute consume cerca de 15 toneladas de dióxido de carbono y libera hasta 11 toneladas de oxígeno. Es un buen aislante de la humedad, especialmente si lo utilizamos como alfombra o incluso si quieres decorar tu casa con telas.

Tiene una infinidad de usos en la decoración de nuestros hogares como las alfombras, cortinas o complementos. También se puede usar para hacer pequeñas manualidades pues no es necesario hacer dobladillos y es fácil de cortar.

Fibras naturales de yute, la popular tela de saco
Fibras naturales de yute, la popular tela de saco

Artículos Relacionados

Descubre la Nueva Tela Repelente de Mosquitos de Ribes & Casals, hablamos sobre repelente de mosquitos
Tela de Saco: Versatilidad y Encanto, hablamos sobre tela de saco
Decoración primaveral, hablamos sobre decoración primaveral
Terciopelo y Semana Santa, hablamos sobre Semana Santa
Alcántara – Novedades en decoración y aplicaciones, hablamos sobre alcántara
MODA FLAMENCA 2024, hablamos sobre moda flamenca

MODA FLAMENCA 2024

La 29ª edición de la Semana Internacional de la Moda Flamenca, SIMOF 2024, ha concluido fusionando tradición y tecnología en una pasarela…